6 de marzo de 2008

Suspiro en “Re” (D)


Pasó hace tiempo cuando aun tenía ganas y sueños de ser una famosa cantante de rock, después de darles largas al asunto me decidí y formé parte de un grupo, que como yo tenía las mismas ganas de saltar al estrellato metalero; aparecimos en nuestras vidas como la nada y de pronto no éramos mas que las interminables horas de ensayos, la botella de alguna bebida espirituosa dizque con el pretexto mero de calentarse las cuerdas vocales (jeje), los acordes y arreglos fuera de lo común, y las letras profundas sombrías y a veces discordantes. Los días se pasaban a la expectativa del próximo ensayo en estudio y de la acostumbrada reunión los domingos; los viernes en la univ acompañando las guitarras de los amigos, pronosticaban una divertida velada y un feliz fin de semana.

Al poco tiempo nos hicimos un nombre, los amigos siempre querían saber que estábamos haciendo y teníamos invitados por doquier en los ensayos, yo tenía modestamente un pequeño grupo de fans y me sentía complacida aun cuando jamás lo hubiera notado sino tiempo después; la banda componía cada vez más y en ocasiones fui musa de inspiración, acompañada de un aire de dolor y alegría, luz y oscuridad, sueños y pesadillas, todo compaginado en unas cuantas líneas y notas en clave de Sol.

Era el epicentro de ese gran movimiento telúrico, más no lo aceptaba y quizá por ello es que lo fuí: la cerilla que encendía la vela, la vela que encendía la leña, la leña que quemaba todo a su paso, desafiante y libre como pocos se atrevían; fuí mucho y poco, fui el amor perdido y platónico, fúi la pasión y el arrebato, fui la amiga incondicional, fui la voz de ese sentimiento oscuro, divino, que te lleva y te hipnotiza…

Aun sigo aquí, aun sigo siendo noche aunque de cuando en vez quiera amanecer…aun sigo siendo el Ángel.

2 comentarios:

  1. ..por favorrrr..sigue escribiendo...q lo haces muy bien..
    Son inspiradoras tus palabras...

    ResponderEliminar
  2. Inspiración es la brisa nocturna, que llega a veces helada, a veces calida...pero es la esencia de la noche.

    Gracias.

    ResponderEliminar

Deja que la Noche te lea entre brisas de palabras: