5 de noviembre de 2008

El Viaje de Eria

En las montañas verdes corrían obedientes las ovejas y cabras junto a su pastor, la brisa suave movía los abetos y ellos hablaban de historias de niños jugando a las escondidas entre los arbustos de las hermosas colinas...Eria corría alegre retozando entre las flores y el pasto fresco, mientras que algún ave trinaba contenta por el espacioso sendero de hierba húmeda recién de mañana...
Toc, toc... alguien llama a la puerta, Eria da un respingo y responde a regañadientes...es su madre, diciéndole que la cena esta lista...la niña se dispone a bajar, no sin antes dedicarle un suspiro y una melancólica mirada a las fotos de aquel libro de geografía mundial...los álpes, colinas y montañas que nunca podría ver en persona... volteo a la ventana y observo el paisaje que se le ofrecía desde allí: solo el muro gris y maltrecho del edificio del frente. Desde su segundo piso, podía verse abajo la calle llena de coches y gentes...mas allá casi al final de la vía, se miraba el recodo de una de las pequeñas plantas ecológicas que intentaba tristemente adornar-oxigenar la ciudad.
Eria no conoce el verde de los valles, no sabe a que huele la brisa fresca del rocío mañanero, el pasto recién podado, las flores sin cortar, no tiene idea de como se siente la lluvia cuando cae sutil o torrencialmente, ni conoce la magia con que envuelve la tarde los rayos solares rosa-naranja del ocaso...no ha escuchado jamás el trinar de algún ave, no la ha escuchado excepto en los documentales de TV, aquellos en donde dicen que alguna vez hubo sitios como esos, pero que estos ya no existían.

En la noche luego de la cena, la jovencita desde su estrecha ventana pudo observar minimamente tras la capa protectora que cubría la metrópoli, algunos puntos blanquiazules titilar débilmente en el espacio estelar...se dijo:

- ¡Cuanto deseo conocer esos verdes lugares!, quisiera viajar mucho más allá, a algún lugar donde aun existan esos mágicos paisajes contrastes de sombra y luz

Y con ese intenso pensamiento se quedo dormida recostada del regazo de la ventanilla...
-¡Hey despierta!, he venido a buscarte, ¡debemos irnos ya!

Le hablaba un chico como de su misma edad, pero algo extraño...su piel tenía un tono rosa-beige...a diferencia de la suya que gozaba de un saludable color verdiazul... extrañada y restregándose sus hermosos ojos color plata le dijo:
-¿Quien eres?
El jovencito halándole del brazo contesto:

–Mi nombre es Morfeo, tu lo deseaste, este es tu sueño, vamos a viajar... ¿vienes o que?

Eria dudo un poco, pero ya mas decidida pregunto:

-Bien, pero, ¿adonde vamos y como lo haareeem...?!!!!

No hubo tiempo de terminar la frase, Eria se encontraba en una especie de alfombra blanca, algo abultada como de algodón pero suave y ligera...a su lado el chico le indico:

-Esto (señalando la pompa de algodón) se llama nube, lo utilizamos para viajar cómodamente de un lugar a otro en el mundo de los sueños-puedes mirar hacia abajo, no sientas temor- y le sonrió.

Eria miró por debajo de la nube, no veía mas que un fondo negro que por momentos se hacía gris, extrañada dijo:

-Oye pero no veo nada, ¿que he de ver?...
El joven le dijo casi a modo de protesta: -¡pero!... ¡si sólo tienes que pensarlo y pronto aparecerá, por eso estamos aquí!

La chica entonces recordó su último pensamiento antes de dormir y recreo en su mente las bellas imágenes de esa mágica naturaleza que había admirado en su libro de clases... de pronto, logró divisar un globo azul, con algunas manchas verdes y marrones.
-Morfeo, ¿eso que es?, preguntó la chica con sumo interés.
-Eso es el planeta tierra, y hacia allí nos dirigimos a cumplir tu deseo.

Sus pies se posaron sobre un extenso manto color verde, el viento soplaba alegremente y le revoloteaba la tela de su falda; todo era iluminado por una estrella muy grande color naranja, Eria no pudo verla directamente porque sentía que se quemaban sus grandes ojos plateados, no obstante, sintió el calor traspasar su pálida piel azulosa y observo a su alrededor...

-¡Que hermoso!- dijo -¡es mas grande de lo que imagine!...

Las montañas majestuosas se dejaban admirar, escucho algo y giro su vista hacia los imponentes árboles...sonriendo exclamó: -¡Nidos de aves!-

Hecho a correr por la alfombra de grama, descubrió ramilletes de vistosos colores, revoltosas volaban abejas y mariposas, Eria extendió sus brazos y se dejo caer en el suave cobijo de flores, el sonido del silencio acompañado sólo por el trinar de los pájaros y la natura le llenaban de mucha felicidad.
Estuvo un rato allí, hasta que un ligero carraspeo le hizo volver la vista,

-Debemos irnos ya-dijo Morfeo con aspecto formal
La niña replico de inmediato: -¿pero que? ¡Si apenas hemos llegado!
-Si, lo se, pero es que el tiempo de tu planeta pasa con mayor velocidad que el de acá, todo aquí gira en torno a la relatividad, por eso tenemos espacio justo para llevarte a conocer al Padre y regresar a tiempo para tu despertar...
Eria pregunto -¿Padre? ¿Cual padre...de quien?

El joven guía respondió: El padre de este mundo: el agua; ya has conocido la madre: la tierra... este mundo se llama igual que su madre ¿no es curioso? Que de cosas tiene los humanos ¿verdad?

Morfeo intuyo una nueva pregunta en el rostro azulado de la jovencita... - Si, ya se, quienes son los humanos te preguntaras, pues son los habitantes de este planeta, pero ahora súbete a la nube que vamos tarde, anda.

Esta vez Eria estuvo atenta a todo lo que podía, mirando a través y por debajo de la nube: valles, colinas, cañones, sus colores le extasiaban, eso y el tamaño de la “tierra” le hacían pensar en su pequeño planeta cubierto por una cúpula de cristal.


De pronto, el chico dijo – ¡allí!, mira cuan azul es: ¡ese es el padre!...



La joven niña contemplo asombrada el basto océano...


Morfeo añadió: -Y esto no es todo, hay sitios donde agua y tierra se unen y entre si crean hermosas cascadas, ríos y lagunas, observa:
Eria sonrío, aunque sin poder evitar saliese una lagrima de plata de sus bellos ojos, pregunto:

- ¿Por que?, ¿por que mi planeta no es así?, ¿por que nos vemos condenados a vivir confinados dentro de una burbuja de cristal para poder respirar?, ¿por que las únicas flores que podemos mirar son las creadas de manera artificial?... ¿es cierto Morfeo?... ¡Nosotros tuvimos alguna vez un ecosistema como este y lo perdimos! ¿Como sucedió? ¿Como llegamos a eso?
El joven le contó que hacía millones de años su especie era muy parecida a la de la Tierra, pero, que al igual que los humanos, los habitantes de su planeta consiguieron progresar en muchas ciencias: inventaron, crearon, dando por sentado que todo lo podían tener para siempre, se olvidaron que el agua y la tierra eran padre y madre que les daban vida y tras el olvido llegó el uso y abuso que de a poco fue consumiendo el aire para sobrevivir...
-¿Observas esa capa gris que cubre gran parte de este planeta? ¡Si!, mas allá de las nubes donde estamos... ¿la ves?, eso es lo que está matando la fuerte pero no invencible barrera que los separa de este hermoso hábitat, los humanos le dicen capa de ozono, pero no le prestan mayor atención y sólo consiguen con eso restarle días de existencia a este incomparable paraíso...

Eria afligida inquirió: -¿podemos hacer algo para que no les suceda lo mismo que a mi planeta?-
Morfeo respondió: nosotros no, pero los que lean esta historia si...
-Eria...Eria despierta ¡se te hace tarde para ir a clases!... ¡Eria no seas perezosa!...-la niña abrió los ojos, se miro las manos, no notó ningún rastro de verdiazul en ellos, levantándose de un brinco de la cama, se observo en el espejo: su carita es la misma que ella conoce de siempre: cabellos cortos, ojos negros y mejillas sonrosadas...

-¿Hija, te sucede algo?, anda que se hace tarde para el cole-Su madre pregunta un poco atónita

Eria le sonrió ampliamente y dijo -Mami ya se que he de ser cuando sea grande…

-¿Si? ¿Dime, que serás?
-Seré: escritora.





Relato Publicado en el Blog de Autores Reunidos en fecha 28/10/2008

15 comentarios:

  1. Cuanta imaginación derrochas. ¿Hay algo autobiográfico en el texto?.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Relato subrealista con matiz ecológico, sintaxis llena de figuras literarias, que llevan al lector a disfrutar todas las sensaciones descriptas.Un beso de SOL Y LUNA

    ResponderEliminar
  3. Lo disfrute cantidad, me encantan tus escritos. amiga mía. Hasta siempre. Te dejo el Sol y La Luna

    ResponderEliminar
  4. El relato me ha gustado lo suyo... y es bastante.

    Aunque debo confesar que cuando Eria se despierta y ve a un muchacho de tez sonrosada, casi llegué a creer que se trataba de Pedro, el de Heidi... Que encarnarse en la niña de las montañas sería otra manera de cumplir su deseo, no?

    ResponderEliminar
  5. Noche, me encantó tu relato, que ya había disfrutado muchísimo en Relato Comansi.
    Genial!!!
    Un beso grande y feliz finde, linda.

    ResponderEliminar
  6. Verdial: lo único autobiográfico, podría ser, que de niña usé por mucho tiempo el cabello corto, y era de color casi negro al igual que mis ojos, luego ya no fueron tan negros, ni el cabello ni los ojos. Despues contaré con mas detalles sobre este cambio tan curioso y me entenderas. Un abrazo amiga.

    Sol y Luna: Uy, pero gracias!...que describir mi humilde relato de ésta forma me ha sonrosado las mejillas. :)

    Hutopo: En efecto, la niña me fue recordando a mi cuando peque, mas lo gracioso esta en que yo solía parecerme a "Heydi" ja ja ja como me has hecho reir con esto!.

    Patrulich: Que bueno que te haya gustado..es el mismo relato pero en nueva edición ;). Gracias por venir, siempre eres bien recibida.

    ResponderEliminar
  7. Si eres capaz de soñar también lo serás de crear,y, tú lo haces muy bien .Desgranas escenas que hacen desear ese mundo tuyo al que me uno,lo haces tan sutilmente que pareces piscis,biquiños NARRADORA.
    A.Dulac

    ResponderEliminar
  8. ... y Eria es noche y Noche, es Eria o los sueños de Noche, ¿no?
    Bueno a lo que iba es que el cuentito es preciso y para que todos nos lo apliquemos, ¡me ha encantado! También me gusta mucho la música que tienes hoy puesta. Te he tenido puesta haciendo otras cosas y hoy he escuchado bastante rato, ¡sí señorita, me gusta bastante!
    Besicos y buenas noches (ya por aquí)

    ResponderEliminar
  9. Ay, guapa. Algún día tengo que grabar uno de tus relatos pa colgarlo de mi blog

    ResponderEliminar
  10. Excelente relato, erés muy buena en esto!, Fantástica historia, y la música que pusiste te acompaño muy bien!
    Un abrazo grande Noche Hermosa.

    ResponderEliminar
  11. AD: Cariño que bonito poder inpirar esas sensaciones en ti, je je.
    Mi signo zodiacal? Sagitario...pero supongo que todos tenemos una mezcla de influencias astrales :)

    Nani!...je je..como le decia a Verdial, no soy yo..pero debe llevar algo de mi ciertamente, puesto que en todo lo que escribo vuelco mis emociones, sentimientos y pensamientos. Me encanta que te haya gustado el acompañamiento musical Yanny es genial. Besos amiga

    Damian: Me halagas mi querido escritor-poeta Chinasky..no tengo palabras.. :)

    Charlotte:que alegría tenerte por aquí!.Gracias amiga por tus palabras, la música es magia..cierto? :)

    ResponderEliminar
  12. Que maravillosas palabras que envuelven un cuento precioso... donde se hace realidad el sueño de las fantasías, las ganas de contarlo todo, hacer vivo lo inanimado, expresar lo más oculto, lo más elevado... soñar con escribirlo todo... contarlo, hacer partícipes a los demás.

    ResponderEliminar
  13. Muy bonito relato, cargado de imaginación y sueños. La música crea la atmósfera propicia para su lectura.

    Nos seguimos leyendo.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Lydia querida, hermosas son tus palabras, me dejas un aire de ternura, sueño, ilusión y fantasia. Muchas gracias.

    Samurai: Que alegría tenerte por aquí! Gracias por tu valiosa visita, ya paso a visitarte a ver que cosas interesantes leo :)

    ResponderEliminar
  15. Claro que la música es mágica, y tus letras también, abrí mi tercer blog, te espero por ahi, hermosa!
    Charlotte.

    ResponderEliminar

Deja que la Noche te lea entre brisas de palabras: