2 de septiembre de 2008

El Primer Beso

Laura está en casa viendo TV, a su lado en la cama, se halla su hermano, un pequeño de pocos meses de nacido; su madre no se encuentra, ya se ha hecho costumbre que laura se quede sola en casa con el bebe haciendo las veces de hermana y de nana, mientras su madre discrepa entre ser una actriz de mediocres telones, una “audaz” detective de las travesuras de su esposo o una simple y común madre ama de casa.

La casa donde vive laura esta situada en lugar apartado y solitario, es vieja, bastante descuidada y algo espaciosa, posee un porche enrejado con una especie de jardín que hace el ambiente frió y un poco tétrico; el frente de la vivienda tiene además un proyecto inconcluso de garaje, cerrado a duras penas por una delgada red de metal. Tras la puerta principal se abre paso un largo pasillo, que culmina en una puerta posterior que da al lavandero y a las montañas…montañas que la jovencita todas las tardes contempla: el paisaje a lo lejos siempre hace alarde de una belleza que la niña admira, le gusta sentarse a orillas del escalón de la puerta trasera y soñar con lo que sueñan la mayoría de las chiquillas a su edad: príncipes, hadas, cuentos de amor y fantasía. Laura tiene tan sólo 11 años, y apenas puede notarse en ella los sutiles rasgos de mujer que comienzan a brotar de su hermosa inocencia.

El bebé llora, laura lo toma entre sus brazos y le canta bajito una canción de cuna, de inmediato entiende el lenguaje del niño: tiene hambre; la niña se dispone a preparar el biberón a su hermano, le da un beso en la frente y lo deja recostado en la cama, aun gimiendo y ansioso.

Se acerca a la estufa y pone a calentar el preparado de leche para el niño, mientras tanto, se distrae observando algún punto verdi-marrón del valle, a través de la puerta trasera de casa, hace mucha brisa, y mas porque la puerta delantera tiene sus grandes ventanas abiertas de par en par, ella voltea hacia el frente de la casa y mira como se detiene un carro color naranja del que se baja un hombre adulto, de tez blanca, con abundante barba y bigotes, lo reconoce: es el vecino de unas cuatro casas mas abajo. El hombre se acerca a la reja del porche y dice alegremente -¡Hola buenos días jovencita!-…

Laura se acerca a la entrada y desde la ventana ve al señor, adentro los fuertes sollozos de su hermano le impiden escuchar bien lo que dice el personaje, el hombre repite el saludo y la pequeña espera a ver que mas dice, continua él: -Quería me regalases un vaso con agua mi niña sino es mucha molestia-, la joven por un momento dudó, miró la llave y la cerradura que trancaba y protegía con doble seguro la puerta de la vivienda: le dijo -Espere un momento-, busco un vaso en la alacena, y lo lleno con agua fría del refrigerador, el bebé seguía llorando; laura abrió la puerta principal, camino por el porche y le dio el vaso por una de las rendijas de la reja de la portezuela oxidada; observó como la gruesa barba del hombre se mojaba con el agua que derramaba del vaso, al tomarla éste con algo de presura.

-Tengo entendido tu mamá a salido de casa.-dijo el hombre-. Ella me ha pedido que viniese por ti, te está esperando allá arriba en el abasto de la parada central-...Laura miro al señor tratando de hurgar la verdad en sus ojos, no sabía si creerle o no, mamá podría estar allí esperándola y sino iba podría ganarse otra de sus acostumbradas palizas, tenía terror que mamá la golpease de nuevo, no quería fallarle otra vez, siempre lo hacía todo mal, por eso la castigaba…

La niña aun sin responder le pide el vaso ya usado, ella apenas saca su manita para tomarlo, mas el hombre aprovecha su leve descuido para agarrarla fuertemente del brazo; forcejeando laura grita: -suélteme, que me suelte…!!!!... no sabe que está sucediendo, no puede con la fuerza de semejante persona, el hombre con los dos brazos la aprieta contra la reja, le hala del cabello, y de pronto introduce la lengua en su boca …laura siente el sabor de la saliva de su atacador, salada y repulsiva, tienes ganas de vomitar, los bigotes del hombre la sofocan …se asfixia, él, recorre su infantil cuerpo con una mano, con la otra la inmoviliza…trata de moverse, no puede…trata de gritar, sólo le salen lagrimas de impotencia, de asco…el forcejeo continua …con las nauseas aturdiéndola le muerde la lengua lo mas fuerte que logran apretar sus pequeños dientes… el hombre quien chilla violentamente, de un sopetón le lanza al suelo, la insulta y la ve con ojos de fuego, con una mirada que laura jamás había visto en su vida…

Entonces, un gélido estremecimiento recorre su espalda, la sensación del miedo, la tortura y la persecución se apoderan de ella tal y como pasa cuando su madre le azota, pero ésta vez es peor… siente pavor y un verdadero miedo al peligro que corre…se levanta y aterrada, piensa lo que el hombre ha pensado también: el Garaje.

Laura angustiada, corre dentro de la casa y cierra con seguro la puerta y la ventana de ésta…sus manos temblorosas no permiten que lo pueda hacer con mayor rapidez…llora y grita sin saber aun que le sucede a ese hombre…corre con desespero, como si se le fuese la vida, hacia la puerta trasera ¡¡¡debo cerrarla…debo cerrarla...debo llegar!!!...la puerta un poco pesada se le queda atascada, hace esfuerzos en vano por empujarla y meter el listón de hierro que surte como pasador…de pronto, una mano trata de agarrarla por debajo de la carcomida y oxidada puerta, el hombre logra meter un brazo, mientras empuja y golpea violentamente la puerta que laura aun no ha podido cerrar…el bebé llora histéricamente asustado por los gritos de su hermana, laura ya no tiene muchas fuerzas, pero lograr ver el destello de un machete apostado en la esquina de la puerta: gritando fuera de si, llorando y con lo ultimo de valor que le queda, toma la herramienta y golpea débil pero repetidamente al hombre, éste grita rabioso y dolorido sacando el brazo y descuidando por un momento la fuerza empeñada, la niña aprovecha el momento y logra cerrar de una buena vez por todas la puerta.

Se retira un poco hacía atrás…aun cuando ya no grita sigue muy asustada, llora increíblemente como pocas veces lo había hecho en su corta vida…el hombre dice improperios, maldice, mientras que dentro la niña tirada en el suelo temblando y llorando mira por la rendija los pantalones del hombre…su hermano grita ahogado...ella vuelve en si, percantadose del bebe, y de la olla quemándose en la cocina…apaga la estufa, y corre tras su hermanito, lo toma en brazos y llora refugiando su cara en las sabanas que envuelven a la criatura…

Al cabo de un rato ambos infantes se calman, ya no hay gritos ni ruidos de parte de aquel terrible acosador…laura se acerca temerosa a la puerta trasera, aguza el oído…no oye nada, tampoco ve por debajo de la maltrecha puerta los jeans de su agresor rondar de un lado para otro, pero se mantiene callada, y el bebé también, pareciera entender el peligro flotante en el aire…la joven chica permanece aferrada a su pequeño hermano...no piensa, no llora, solo esta alerta, como un débil animalito a merced de los depredadores…

Pasadas ya algunas horas de vuelta su madre, laura trata de contar lo ocurrido, no sabe como hablarlo, no cabe tanta aberración en la mente de una niña de 11 años, se avergüenza de lo sucedido, ¿como narrarle a su madre los detalles de tan repugnante acto?, ¿como explicarle que en resumidas cuentas ese hombre la beso, la manoseo robando y mancillando la fantasía de su primer sueño de amor?

Luego de unos minutos de exasperación por parte de su madre, impaciente por saber que cosa tan importante ha sucedido y haber declarado por anticipado que si se tratare del bebe, sabrá lo que le espera, laura humillada y con voz entrecortada logra decirle escuetamente que ha pasado… lo que dice su progenitora le marca su esencia y cambia su mundo: –¿¿Que??....¡pero!…¿¿¿te has cepillado al menos la boca???...¿¿¿te has lavado de esa asquerosidad???...

Laura no supo claramente cual sensación predominó en ella durante el paso de los siguientes años: pasmo: al saber que su madre, era quien se mostraba ante ella, vil, indiferente y cruel ante su desmoronada inocencia; horror: de vivir su tristeza incontenible y soportarlo a solas y en silencio; rabia: de ver al monstruo que le quito sus fantasías, pasearse por el frente de su casa durante el resto de su infancia y adolescencia; impotencia e indignación: al notarle sonreírse con cierto aire de grandeza y de triunfo, con ese aire que solo tienen los que están fuera de si.

Epílogo: La historia de laura no termina acá, pero si este capitulo en su vida. Laura perdió algo hermoso…más, suele decirse en cualquier caso que por terrible que sea la experiencia se gana algo, ésta, no debería ser la excepción.

20 comentarios:

  1. Es un relato tan vívido, con tanto realismo, que lastima. Esos dos niños son la metáfora de nuestra ingenuidad frente a un mundo cruelmente individualista que convierte al otro en objeto de sus miserias.
    Te felicito como lector de esta maravilla, Hermosa Noche!
    Abrazos
    REL

    ResponderEliminar
  2. Si yo también te felicito, muy bien relatado, vivido a más no poder. Sin exagerar ni dejar de lado nada.

    Una realidad que atropella a quien la ve y aún así seguimos tolerándola. Claro ejemplo de la indiferencia que se palpa a diario y la necesidad de comenzar a llamar las cosas por su nombre.


    Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  3. Hola preciosa. Un relato conmoverdor y por desgracia, bastante real por parte del asqueroso hombre y la insensible madre. Cabe preguntarse que vida debió tener esa madre de pequeña y cuando empezó a vivir. ¡Es tan complenja la vida!
    ... ahora quedo esperando el siguiente capítulo.
    Besicoa guapa

    ResponderEliminar
  4. Siempre digo, "la ficcion jamás podra igualar a la realidad", y aunque podamos relatar los hechos, los sentimientos y emociones no hay forma de explicarlos.

    Una historia con mucha pena, no puedo decir nada mas.

    Gracias por pasar por mi blog, y dejarme tus lindas palabras.

    Besitos de lobo.

    ResponderEliminar
  5. Totalmente emotivo y real lo relatado acà, te felicito porque tienes ese maravilloso don de expresarte en la escritura... Sigue adelante, soy tu fans... Con mucho amor!!!

    ResponderEliminar
  6. ¿como explicarle que en resumidas cuentas ese hombre la beso, la manoseo robando y mancillando la fantasía de su primer sueño de amor?

    Qué frase más buena :-D

    Qué horror, pobrecita niña :-(
    Me ha dejado mal sabor de boca, ahora tendré que volver a ver el vídeo de los abrazos para reponerme :-P

    ResponderEliminar
  7. Es un relato triste, lo se, pero más triste es pensar que hechos así no se quedan en la simple ficción...esto lo viven miles de niños y hasta con mayor gravedad a diario. En éste caso, Laura fué abusada por un extraño, en otros casos es posible y real que los infantes sean abusados por conocidos y hasta por sus propios familiares.

    Se trata de una historia que hace un llamado a la reflexión inmediata, de la educación y la relación intrafamiliar, por eso lo grito a viva voz:

    NO, A LA VIOLENCIA FAMILIAR!
    NO, A LA INDIFERENCIA!
    NO, AL ABUSO INFANTIL!
    NO, A PERMITIR UN HECHO DE ESTA CLASE EN NUESTROS HOGARES!

    SI, A LA ACEPTACIÓN DE CADA SER TAL Y COMO ES DENTRO DE SU NÚCLEO FAMILIAR!
    SI, A LA EDUCACIÓN Y ENSEÑANZA RETRUIBUIDA ENTRE PADRES E HIJOS!SI, AL AMOR Y LA COMPRENSIÓN!

    P.D. No se entristezcan..algunas noches son nubladas..pero pronto el cielo vuelve a ser claro y estrellado.

    un abrazo como siempre para todos, los que visitan este humilde espacio.

    ResponderEliminar
  8. Me he quedado absolutamente compungida, dolorida hasta el alma.
    Lo peor de estas cosas es saber que ocurren de verdad, eso duele mucho más.
    No sé cómo continuará, pero esa pobre criatura ya no puede ser la misma que cuando se sentaba a contemplar la belleza del paisaje...y su madre...qué tristísimo...
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Noche hermosa. Primero que nada, agradecerte también por aquí el premio que me has otorgado... :)

    Es intenso tu relato. Creo que hay cosas que mejor relatarlas así, sin esconder o perfilar nada, pues la realidad no esconde tampoco nada. Es triste, como habéis comentado. La verdad es que te sitúa cerca de Laura y, además, esta situación es un ejemplo más, desgraciadamente, del camino que ha tomado parte de la sociedad y una muestra de decadencia de la misma...
    Personalmente creo que es súper importante el hecho de la educación. Muchas personas salvo las que sufren alguna enfermedad mental, debido a la educación desde niños, se han hecho así mismos delincuentes no solo en aspectos de dinero, sino sociales... Digo esto porque la educación, como no da dinero, no es parte del programa de muchos mandatarios, por lo menos, no lo es cubriendo la verdadera necesidad...
    Relato para reflexionar, pues prefiero el camino de la reflexión que el de la tristeza.

    Un fuerte abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  10. Supongo que es una historia inventada pero no por eso vivida por demasiadas niñas. Por desgracia es la manera en la que muchas niñas llegan a ser mujeres. Es como una enfermedad a la que no se le encuentra sanación. Una historia de desesperación y de mucha desilusión
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. La historia es inventada y lamentablemente insuficiente, porque la verdad llega más allá de un beso y caricias robadas... O más allá que la simple indiferencia materna...

    Ahora que, pues tos a prender, yo de Laura aprendería a odiar mi madre...

    ResponderEliminar
  12. UN irónico titulo para una historia tan frustrante. Lo primero que biene a la mente cuando se piensa en "el primer beso" son imagenes llenas de romance. Sin embargo has demostrado una gran verdad, al marjen de las ilusiones de la niña, no todo sucede como lo pensamos, las ilusiones muchas veces se ven detrozadas de la noche a la mañana. No sabes cuanto asco senti cuando la barba de aquel pervertido rosó la piel de la niña indefensa. Has contado algo tan repulsivo de una forma bien amena. Hasta luego.

    Juan Carlos.

    ResponderEliminar
  13. No se me malentienda, mi anterior comentario tenía poca o ninguna intención de crítica a tu relato, que es magnífico... Sólo una forma de decir que, lamentablemente, la realidad se impone y en este caso en particular se impone de formas que una historia inventada no podría tratar sin caer en el despreciable juego del patetismo.

    Si esta frase se entiende como crítica, entiéndase como crítica a la realidad y a esa triste escuela de literartura que pretende retratarla a través de los ojos lacrimosos y no a tu relato, que de realidad tiene lo suyo, pero de patetismo (y eso se agradece) tiene poco.

    ResponderEliminar
  14. Hola Noche
    Ando como ya me has leido un tanto atareada, pero he entrado a visitarte un ratito. ¡¡¡¡ No te habia dado las gracias por tu gesto del blog de oro!!! Se que me perdonas ¿ verdad? ahora mismo lo pongo en el album que acabo de estrenar el el blog del cole Gracias preciosa NOCHE

    ResponderEliminar
  15. No sería tan triste, si no fuese peor en realidad ...

    ResponderEliminar
  16. Hola
    Noche Hermosa, qué triste relato!
    Jo, qué pena que Laura no tuviera una madre como cualquier otra niña, una madre que le hubiera puesto los huevos de corbata al tío ése!
    Si lo tuviera delante le arrancaba la lengua, sin dudarlo.
    Un besiño Hoche.
    Diana

    ResponderEliminar
  17. Que texto tan triste y cuanta sensibilidad derrama.Senbilidad y terror ante tan cruda realidad.
    Me ha enganchado desde el principio. Lo he vivido con la edad de Elena, y he sentido cierto miedo al pensar en mi hija, que acaba de cumplir 12 años.

    Excelente esta entrada sobre la que tendríamos que reflexionar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Deja que la Noche te lea entre brisas de palabras: